ISSN 2359-4101

Brazilian Literature in Translation / Literatura Brasileña en Traducción

Issue / Numero

year/año: 2012
issue/numero: # 02



Fiesta en la usina nuclear


Author | Autor: Rafael Sperling


Traducido por Augusto Nemitz Quenard

Amores y un siglo


Yel amor, ese amor enorme, ese amor lleno de gente, monstruosamente
grande, amor que tapa las cañerías. Ese amor de gente loca y
esquizofrénica, que le gusta golpearse la cabeza contra la pared y tirar
dardos al estiércol. Amor con las piernas largas, usando botas de plástico
amarillo, cocinando chuleta con papas fritas encima de la montaña. Debiendo
dinero y cubierto con chocolate caliente. Temprano en la mañana y soñando con
las personas del odio negro. Ejercitándose con el poste y escribiendo leyes lógicas.
Dentro del disco de plata en el museo y con miedo de salir a la calle. Zapateando
en el uniforme verde y sosteniéndose para no caer al abismo. Guardado en el pote
de helado y tomando un avión a Francia. En el auricular metálico y en el ala del
sombrero. En el medio del fuego del asador y dentro de los párpados. Tirándose al
foso del ascensor y enroscando las tuercas. Masticando madera y verificando las
facturas. En la arena del desierto y al lado del hilo dental. Saliendo por la fuente
y arrastrando bolas de hierro. Diciendo "Los cuchillos son de buena calidad" y
"Seguramente soy hermafrodita". Vistiendo ropa de ballet y apaleando mendigos.
Siendo usado como condimento y pintando las uñas con esmalte violeta. Usado
para asesinar curas y como lubricante íntimo. Como jugando a los bolos lanzado
a la cara de los presidentes de asociaciones de vecinos. Corriendo desnudo por
la calle mientras se masturba frenéticamente. Intentando despedazar la pared
del baño, ya que se acabó el papel higiénico. Chupando cables de electricidad y
pateando almohadones blandos.
  Amor de pata. Y de coz. Amor de mandarina podrida. Amor en cubos de
vidrio derritiéndose. Amor que sabe a catarro. El amor que encontré dentro del
sándwich. El amor que habló sobre los teléfonos incendiarios. Amor que se puso
silicona en la barriga.
  El amor llegó diciendo que quería cambiar de vida, que le gustaría pedir
un consejo. Dijo que estaba molesto con las cosas. Yo le dije que debía evitar
las cosas. Pero es difícil evitar las cosas, están por todos lados, dijo. ¿Qué cosas
quieres evitar? Todas, respondió, todas las cosas que existen. ¿Cuál es el problema
de las cosas? "El problema es que existen". Pero claro, le dije. "Sí, pero yo no existo".
  El niño estaba caminando y se tropezó. Se golpeó la boca con una lata oxidada
y se rompió los dientes. Lo llevaron al hospital. Algunos días después, tenía la cara
toda infectada, podrida, llena de pus. Tuvieron que arrancarle todos los dientes,pero no
sirvió. "Vamos a tener que arrancarle la cabeza para no comprometer el
resto del cuerpo". Le pusieron la cabeza en la guillotina y le preguntaron si quería
decir algo antes de que le cortaran la cabeza. Dijo: "Esto es AMOR".
  La mujer estaba en su casa. Entraron 15 ladrones. Rompieron todo, revisaron
todas las habitaciones. Preguntaron por las joyas. La mujer dijo que no tenía. La
amenazaron con matarla si no las entregaba. La mujer lloró y dijo que no mentía.
Los hombres agarraron tubos de hierro para apalear a la mujer. Mientras tanto, el
marido llegaba. Desde afuera vio lo que estaba pasando. Entró armado con mucho
amor y enfrentó a los ladrones. Despedazaron al marido y después violaron a la
mujer antes de matarla. Con amor.
  El niño fue hasta el retrete. Nunca había usado ese dispositivo uro-fecal. Se
sentó con mucha dificultad y se deshizo de todo lo que tenía. Después llamó a la
madre. "¿Qué es eso, hijo?", "Es amor, mamá".
  El amor llegó temprano a la churrasquería, al principio de la tarde. Comenzó a
comer. Comió mucho, durante varias horas. "¿El señor está bien? ¿No cree que ya
comió demasiado?", "No, todavía tengo hambre". Y siguió comiendo. Después de
algunas horas comenzó a gritar de dolor. En poco tiempo su cuerpo comenzó a
rajarse. Pero no paró de comer. Pocos minutos más tarde, cuando falleció de tanto
comer, alguien comentó: "El amor no es exactamente algo, es todo lo que no es".

Y las personas continuaron siendo ellas mismas. Y yo aquí, siendo lo que no soy.




Cierto día, en algún lugar


Cierto día sucedió. Yo no existía y entonces pasé a existir. No existe una explicación
muy clara. De la nada, aparecí. Pero creo que es lo normal. Las cosas aparecen
en el mundo y después desaparecen, sin ninguna explicación. Ahora estoy aquí y
después ya no. Dejo de existir y en algún momento vuelvo a existir otra vez.
  De la nada, aparece mi padre. Dice "Hola" y después desaparece. Eso quiere
decir que en determinado momento no tengo padre, ni nada, y que durante tres
segundos paso a tener padre, que me mira y dice "Hola" y enseguida desaparece
y las cosas vuelven a ser como antes.
  A cada instante surge alguna otra cosa, como un árbol o un poste, pero
desaparecen enseguida. Incluso el suelo hace eso; paso casi todo el tiempo cayendo
en un espacio blanco vacío. Diría que es complicado saber si estoy cayendo para
arriba o para abajo ya que no existe nada aquí, no se puede tener una noción clara
de ese tipo de cosas. A cada instante, cuando surge algún objeto pienso algo
como "Ah, viene de abajo, por lo tanto yo vengo de arriba". Pero enseguida surge
otro objeto "cayendo" en otra dirección, como si estuviera viniendo de derecha a
izquierda con respecto al objeto anterior, confundiéndome nuevamente. Algunas
pocas veces el suelo aparece. Caigo sobre él pero no me lastimo. Generalmente no
hay nada, es un suelo blanco, aparentemente muy limpio. Camino un poco sobre
él, aprovechando mientras hay suelo para andar. Hasta que de repente se deshace
y empiezo a caer en alguna dirección indefinida otra vez.
  No siento mucha hambre ya que casi no gasto energía. Me alimento de las
comidas que esporádicamente surgen cerca de mí: frutas, carnes, huevos, dulces.
  Sinceramente, a veces me pregunto cómo sé el nombre de las cosas y sus
funciones. Desde que me conozco como persona estoy aquí en este espacio blanco,
nunca nadie me enseñó nada; es más, nunca conversé de verdad con alguien, pues
las personas surgen y desaparecen misteriosamente. No hay tiempo para tener algo
de intimidad con ellas. Debo haber aprendido a hablar (y a pensar) con estos breves
episodios de interacción humana, además de algunos pocos libros que llegaron
por casualidad a mis manos. Tuve la oportunidad de leer algunas gramáticas y
diccionarios, de modo que pude juntar todo y comenzar a formular pensamientos
lógicos, pues antes de eso sólo pensaba en palabras e ideas mezcladas y en los
objetos errantes, hasta entonces sin nombre, que pasaban cerca.
  Me gustaría saber cómo viven las otras personas: qué hacen, qué piensan…
¿Será que viven como yo, desplazándose errantes en su solitaria dimensión,
aisladas unas de otras?
  Paso casi todo el tiempo pensando en cómo escapar de aquí. Alguien que
pasó a mi lado cierta vez dijo que existían pasajes hacia otras dimensiones y que
se debe estar atento para verlos. También escuché historias de cómo es vivir allí,
de sus colores, olores, objetos, leyes. Existen algunas donde el suelo es constante,
se puede caminar siempre en vez de estar cayendo en el vacío la mayor parte del
tiempo, como en mi caso. Dicen que en esas dimensiones se puede edificar una
sociedad –algo que nunca pude ver de cerca– donde conviven personas y juntas
pueden construir sus vidas y progresar.
  En otras, las personas nacen pegadas. Cada uno tiene a otra persona pegada
en sus espaldas; no necesariamente se llevan bien. Se debe aprender a convivir en
harmonía. Las dos deben negociar a qué lugares ir y qué actividades realizar, ya
que una tendrá que participar obligatoriamente de lo que la otra decida.
  También existen las dimensiones saturadas. En la mía las cosas aparecen
y desaparecen, de modo que existen, de hecho, pocos objetos físicos. En las
saturadas, las cosas aparecen y nunca más desaparecen. Los objetos van surgiendo
y amontonándose, haciendo que las dimensiones se transformen en un lugar de
masas aglomeradas. En estas dimensiones sólo algunos seres microscópicos
logran sobrevivir; lo más común en esos lugares es la completa extinción de la vida.
  Me dijeron que existen dimensiones donde los seres nacen siempre dentro
de otros. Algunos pudieron adaptarse, pero para los humanos eso no funciona.
Cuando un ser humano surge, provoca la muerte de otro. De esa forma, la
población humana de esas dimensiones es extremadamente reducida, algo como
tres o cuatro personas solamente.
  En mi dimensión es difícil decir la cantidad de habitantes. Las cosas son
demasiado inconstantes por aquí. ¿Cómo se podrían obtener datos estadísticos
de un lugar donde la existencia de las cosas es inestable? Algo que existe ahora
podría no existir dentro de cinco minutos; donde vivo no se puede contar nada.
  Me estoy acercando a un portal que atraviesa dimensiones. Me esfuerzo para
aproximarme. Si ahora hubiera suelo, podría caminar hasta allí; estar nadando en el
aire no sirve de mucho. Veo que atrás de mí alguien se aproxima a alta velocidad.
Nos chocamos y el golpe me lanza bastante lejos del portal, mientras que a él lo
aproxima; pero para su desgracia el portal desaparece frente a sus ojos. Se lo ve
realmente triste y desesperado. Para mi sorpresa, enseguida desaparece.
  Me pregunto a dónde vamos cuando no estamos aquí. Es un poco como si
estuviéramos durmiendo o desmayados, no logro recordar qué sucede cuando
desaparezco. ¿Será que aparezco en otra dimensión? Es bastante posible, pues
leí en un libro que en algunas dimensiones no existe la memoria o por lo menos
es muy corta, como el recuerdo de un sueño que olvidamos poco después de
despertar. ¿De dónde vinieron esos libros? No sería posible fabricar un libro por
aquí, seguramente vinieron de otro lugar. Probablemente esos libros desaparecieron
en otras dimensiones y resurgieron aquí. A menos que alguien los haya cruzado
por algún portal, lo que es muy improbable, ya que haciendo eso aparecemos
desnudos en la otra dimensión; fue lo que leí cierta vez. El problema es que no
conozco a nadie que haya cruzado un portal. Ni a nadie que haya conocido a otra
persona que ya lo haya hecho. Siendo así, es posible que la historia de los portales
sea sólo una leyenda, que no sirvan de verdad para nada y, quien sabe, que ni
existan otras dimensiones; tal vez las personas necesiten creencias infundadas
como esa para mantenerse sanas…
  Los años pasan, nada me sucede. Y no puedo hacer nada para que pase algo.
Pienso cuál será mi sentido de existir, considerando que todo lo que hago es sólo
vagar en este espacio vacío. Ya estoy casi muerto; eternamente suelto.




Un hombre llamado Hombre

Había un hombre 
Un hombre llamado Hombre


Hombre vivía en una ciudad que se llamaba Ciudad, localizada en el estado de
Estado, al sudoeste de País.
  –Amo País.
  Hombre estaba casado con Mujer y se amaban mucho.
  –Hombre es el hombre de mi vida.
  La unión de Hombre y Mujer generó un descendiente, Niño. Niño era un niño
muy feliz, le gustaba mucho jugar con su mascota, Perro.
  Cierto día Niño le pidió a Hombre:
  –Papá, quiero ir al Cine.
  –Qué bueno. ¿Y qué están pasando en el Cine?
  –La nueva película de Director. "Película".
  –Me hablaron muy bien de esa película.
  Entonces Hombre y Mujer decidieron salir a pasear con Hijo. Fueron al Shopping.
Cuando llegaron, decidieron almorzar en el Restaurante.
  –Es un excelente restaurante –dijo Hombre.
  Ya adentro, se sentaron a la Mesa. Llamaron al empleado, Camarero:
  –Nos gustaría hacer el Pedido. ¿Qué nos recomienda?
  –Les recomiendo el Plato Grande. Es delicioso.
  –¿Y para mi hijo?
  –Le recomiendo nuestra última creación, el Plato Infantil; tiene Comida y Condimento.
  –Entonces voy a querer un Plato Grande, ella va a querer un Plato Grande
pequeño y él un Plato Infantil.
  Después de salir del Restaurante, tomaron un helado Helado y se dirigieron
al Cine. "Película" era una gran producción. Contaba la Historia de Protagonista, un
hombre que se desentendía con Antagonista, pues siempre estaban luchando por el
amor de Secundaria. Al final, todos se suicidaban ingiriendo altas dosis de Veneno,
una substancia muy venenosa.
  Mujer no pudo contenerse:
  –Estoy sintiendo muy fuerte la Emoción.
  A la salida, Niño le pidió a Hombre que fueran a la Tienda de Cd’s:
  –Me gustaría mucho que me compraras el nuevo CD de la Banda. Se llama "CD".
  Fueron a la tienda y compraron el debido producto. Niño se puso radiante:
  –¡Gracias! Estoy sintiendo muy fuerte la Emoción.
  Ya en casa, todos decidieron escuchar la obra musical adquirida. Eran lindas
canciones, principalmente "Primer Track" y "Tercer Track". Como todos sentían la
Emoción muy fuerte, decidieron hacer el Baile, que era la moda del momento. Se
había popularizado gracias al show televisivo "Programa", en el cual Presentador
siempre realizaba el Baile, para la alegría de todos los telespectadores de País.
  Algunos días después, Niño estaba en la Discoteca y en el momento que DJ
puso la canción "Primer Track", todos comenzaron a hacer el Baile. Fue cuando Niño
vio a Niña. Nunca antes había visto a alguien así. Como Niño tenía mucha Timidez, solo
siguió haciendo el Baile. Hasta que ella fue a hablarle:
  –¡Hola! ¿Cómo te llamas?
  –Niño. ¿Y tú?
  –Niña.
  –Caramba, es un lindo nombre.
  Y Niña sonrió. Enseguida estaban realizando el Beso. Pero duró poco tiempo,
pues Adolecente realizó la Separación:
  –Si hacen el Beso otra vez, usaré la Fuerza. Niña es mi Novia.
  –No soy más tu Novia. ¡Deja ya de realizarme la Persecución! –y se alejó.
  –Quédate lejos de Niña –dijo Adolecente.
  –Yo hago Lo Que Quiero. Igual que Niña.
  Entonces Adolecente usó la Fuerza y tiró a Niño al suelo.
  –Si los encuentro juntos otra vez, les aplicaré la Muerte.
  Ya en su casa, Niño le contó a Hombre lo que había sucedido. Hombre lo instruyó
para que le aplicara la Muerte a Adolecente. Le presenta el Arma:
  –Si ves a Adolecente nuevamente, usa la Fuerza a través del Arma. Muéstrale que
no se debe hacer eso con personas de la familia Familia.
  Algunos días después, en la Escuela, Niño reencontró a Niña. Realizaron la Charla
durante un tiempo, hasta que Adolecente surgió de la Hierba.
  –Los estaba observando. Usaré la Fuerza para provocarles la Muerte.
  Cuando Adolecente manifestó Violencia, Niño le aplicó la Fuerza. La Muerte se
apoderó de Adolecente. Mirándola a los ojos a Niña, Niño sintió fuerte el Sentimiento,
que fue recíproco. La Situación de Límite había creado un Lazo Fuerte Mutuo. Y el
Sentimiento se vio impregnado por el Tiempo: 

  (...) (...) (...) (...) (...)
  (...) Sentimiento (...)
  (...) (...) (...) (...) (...)

  Después de un Espacio de Tiempo
  No había más una Niña
  Había una Mujer
  Y a su lado
  Había un Hombre
  Un hombre llamado Hombre.





to the top